miércoles, 20 de mayo de 2015

El caso del misterioso sobre blanco

A estas alturas de semana puedo considerar que ya he recibido toda la correspondencia con la propaganda electoral que los diferentes partidos políticos han tenido a bien enviarme.

Con toda la información sobre la mesa puedo dar por válido mi primer pensamiento cuando llegó un misterioso sobre en blanco que solamente indicaba que era un envío postal de propaganda electoral y ya está.

La primera idea que me vino a la cabeza fue: "Este sobre es del PP".

Y no me equivoqué. Pero antes de aventurarme a montar mi loca teoría conspirativa esperé prudentemente a recibir el mailing del resto de los partidos. Esta es la cosecha para las municipales de Barcelona:


El primer hecho contrastable es que todos, a excepción de los populares, estampan sus siglas, lemas y jetas en la superficie de los sobres. Por delante y por detrás. Bueno, menos Barcelona En Comú que solo imprime el anverso del sobre con el rostro feliciano de Ada Colau. La parte de atrás no la utilizan no vaya a ser que le haga el culo gordo a Colau y se vuelvan a meter con ella.

Como decía, solamente la propaganda del Partido Popular viene en un sobre completamente anónimo. ¿Por que será? ¿Temerán que la gente lo tire a la basura sin siquiera abrirlo? O peor aún ¿tendrán la paranoia de que los repartidores del servicio postal (probablemente personal con un infraempleo temporal y por tanto poco afín con el partido del gobierno) lo haga tiras y se limpien el culo con él? Voy más allá: ¿será que les han sobrado un montón de sobres de esos que circulaban por la sede del partido y les han dado un uso alternativo y ecológicamente más responsable?

El caso es que es innegable que llama la atención se mire por donde se mire.

Aprovecho esta entrada para analizar las diferentes tipologías de remesa postal de los diferentes partidos políticos. Ciutadans, CUP y Millor Barcelona han optado por un uso eficiente del papel ya que las tres formaciones han optado por el envoltorio-panfleto en el que el propio sobre, una vez abierto, se convierte en el ideario. Y dentro, la lista de candidatos sin sobrecito.

En el extremo opuesto está CIU con un innecesario despliegue de celulosa: sobre exterior con ventanilla de plástico, lista de candidatos, sobre pequeño para la lista de regidores, carta del alcalde y un pequeño díptico satinado recordando al ciudadano que hay que ir a votar. Como se nota quien es el que maneja la pasta hoy por hoy ¿no?

Para terminar, también me he fijado en la manera de direccionar la propaganda al domicilio. Lo habitual en todas las formaciones es enviar un sobre a cada uno de los miembros de la familia en edad de votar. En mi caso en particular a la Señora Arnolfini y a mí, con la excepción de tres casos: Millor Barcelona dirige el sobre a los dos, con nombres y apellidos, lo que denota un uso racional de la información y los recursos. La CUP dirige el sobre a mi atención y "a la persona con quien convive". Da la sensación de que saben cosas pero no lo dicen para que no me sienta observado y deje de envolverme la cabeza con papel de aluminio. Y finalmente está Ciutadans que solamente me ha enviado a mi la propaganda electoral. No quisiera pensar que lo hacen porque aquí en casa se hace lo que yo diga.

Nada más lejos de la realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe aquí tu comentario. Sé donde vives y dónde trabajas!